Dos niños juegan este lunes en la sala de estimulación. / Sonia Tercero

Santo Domingo, Nájera y Alfaro contarán con centros de Atención Temprana

El Gobierno riojano quiere dar respuesta a la creciente demanda existente entre las familias de niños de 0 a 6 años con problemas en su desarrollo

ÁFRICA AZCONA Logroño

El Gobierno riojano extenderá el año que viene la red pública de Atención Temprana a Alfaro, Nájera y Santo Domingo, dada la elevada demanda existente entre las familias de estos municipios. Ademas, se ampliará el número de centros en Logroño, según ha anunciado este lunes el consejero de Servicios Sociales y Gobernanza Pública de La Rioja, Pablo Rubio, quien ha destacado el objetivo de garantizar esta intervención próxima al domicilio familiar. En la actualidad, hay quince centros en La Rioja: siete en Logroño, cuatro en Calahorra, uno en Arnedo y dos en Haro, además de la Unidad de Desarrollo Infantil y Atención Temprana que realiza intervenciones directas. El consejero ha avanzado estas novedades en una rueda de prensa ofrecida en el centro de valoración de Logroño (Trinidad, 13), donde destacó «la gran trascendencia» de este tipo de intervenciones «que pueden evitar situaciones futuras de dependencia o discapacidad», al tiempo que ha señalado que La Rioja es una de las comunidades de referencia porque ofrece atención temprana a niños y niñas de entre 0 y 6 años, «cuando en otras regiones únicamente se cubre la franja de de 3 a 6 años».

Carácter preventivo

Por su parte, la directora general de Dependencia, Discapacidad y Mayores, María Somalo, ha explicado que este servicio, público y gratuito, está dirigido a todos los niños que presenten un déficit en su desarrollo o riesgo de padecerlo, sin que sea necesario que tengan un grado de dependencia reconocido o un grado de discapacidad. «Esta atención tiene un carácter preventivo, asistencial y habilitador impartida por un equipo interdisciplinar de profesionales, entre los que hay psicólogos, pedagogos, psicomotricistas y logopedas». Ha destacado, asimismo, la importancia de implicar a las familias «con quienes también se realiza intervenciones indirectas con el fin de conseguir un efecto multiplicador en los resultados con los menores».

En 2020 este servicio atendió a 749 casos, de los que el 94% tenía entre tres y seis años. En cuanto al sexo, el 72% fueron niños y el 28% niñas. En lo que llevamos de 2021 esta cifra es de 804, con un tiempo de valoración, desde que se solicita la valoración hasta que efectivamente se presta, de un mes. Atendiendo al lugar de residencia, el 55% de los menores atendidos residen en Logroño; el 22% en La Rioja Baja; el 17 % en La Rioja Centro y el 6% en La Rioja Alta.

Niños con problemas en el habla por las mascarillas

Una de las secuelas indirectas de la pandemia es el retraso en el desarrollo del habla. Así lo han constatado las responsables del centro de valoración de Logroño, en la calle Trinidad, donde las necesidades de logopedia en niños se han disparado. El hecho de no percibir el movimiento de labios por las mascarillas ha hecho que los niños tengan mayor dificultad para articular palabras. «Ahora mismo el servicio de logopedia es el más demandado», constató la directora de Dependencia, María Somalo, aunque el ámbito de actuación incluye sesiones de fisioterapia, psicología, estimulación y psicomotricidad, entre otras.