Un presupuesto de 189,5 millones en 2022 para Logroño, 35 en inversiones que incluyen la apertura del CCR

El anteproyecto de cuentas de la capital, que inicia su tramitación para entrar en vigor a finales de enero, cae respecto a los 196 millones del 2021 tras finalizar el pago del soterramiento

JAVIER CAMPOS Logroño

Unas cuentas públicas «para reactivar la economía, mantener los servicios públicos y aumentar las prestaciones de los Servicios Sociales». Así ha sido presentado este viernes el anteproyecto de presupuesto para 2022 por parte del equipo de Gobierno municipal, que ha incidido en que el mismo ha sido elaborado y dirigido a «una recuperación justa para toda la ciudadanía y todos los barrios de Logroño».

La concejala de Economía y Hacienda, Esmeralda Campos, ha cifrado el presupuesto en 189,5 millones de euros, 35 de los cuales se prevén para inversiones (al menos sobre el papel, otra cosa es luego el grado de ejecución material de los mismos), dentro de las cuales destaca la apertura del CCR (que supondrá entre 1,2 y 1,3 millones).

Campos ha hablado de un presupuesto «social y transformador para Logroño y sus gentes», que según sus palabras aumenta en 16,8 millones el último presupuesto aprobado «si estar condicionado ni por la pandemia ni por los pagos del soterramiento» (es decir, respecto a los 172,7 del 2020).

Las cifras totales respecto al anterior, en cualquier caso, reflejan una caída desde los 196 millones presupuestados para el presente ejercicio, si bien hasta 34,7 fueron destinados al pago final del proyecto de integración del ferrocarril (del que aún falta el nudo de Vara de Rey y donde aparece una partida de 880.000 euros para la solución a la subestación de Cascajos).

La edil delegada del ramo ha explicado que el anteproyecto será clave para reforzar los Servicios Sociales, ya que esta partida asciende a 18 millones de euros, un 4,24% más. «Seguimos en nuestro tercer presupuesto apuntalando el pilar de nuestro Estado de Derecho», ha dicho.

Además, el presupuesto recoge 13,26 millones procedentes de los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y, según sus palabras, «será posible mantener el gasto gracias al aumento de las transferencias corrientes». Así, Logroño recibirá hasta 5,4 millones más que el año pasado de la Administración General del Estado y un millón más del Gobierno de La Rioja y la Unión Europea.

Los ingresos por impuestos directos, debidos principalmente a la bajada del IBI, el incremento de las bonificaciones y la previsión de disminución de ingresos por plusvalías, se reducen en 2,6 millones. Precisamente la modificación del sistema de cálculo de las plusvalías ha sido la causa del retraso en la tramitación del proyecto de cuentas, que el 'tripartito' espera aprobar en un pleno extraordinario a finales de diciembre para que entren en vigor a finales de enero del 2022.