Secciones

Servicios

Borrar
La trabajadora social de la entidad, Sonia Martínez, junto al director gerente de la Asociación de Promoción Gitana de La Rioja, Enrique Jiménez; y la responsable del área de Infancia y Educación, Abigail Peralta, durante la rueda de prensa. Sonia Tercero

El 97% de los niños gitanos no termina la ESO en La Rioja

La población gitana alcanza una tasa de paro del 52%, tiene dificultades de acceso a la vivienda y reside en condiciones indignas, ya que el 80% de los domicilios «no cumplen con los estándares de vivienda digna»

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 14 de abril 2023, 12:29

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los datos relativos a la educación que reciben los niños gitanos en La Rioja son alarmantes: el 97% del alumnado que comienza la etapa de la ESO no la termina y, solo el 1% restante, obtiene el título en Educación Secundaria Obligatoria. Una situación preocupante que han detectado desde el área de mediación escolar de la Asociación de Promoción Gitana de La Rioja y que, como ha expuesto esta mañana el director gerente de la entidad, Enrique Jiménez, nada tiene que ver con los años previos a la irrupción de la pandemia.

«La pandemia ha marcado un antes y un después. Antes se trabajaba mucho en la prevención y en el apoyo escolar, porque el objetivo es el éxito escolar, pero ahora los recursos, que son muy limitados, se destinan a parar la brecha escolar de los niños que tienen problemas disruptivos o de absentismo, es decir, a apagar fuegos, lo que es un peligro muy grande», ha afirmado Jiménez.

De hecho, como ha detallado la responsable del área de Infancia y Educación de la asociación, Abigail Peralta, «no hemos podido trabajar este año como en los anteriores, porque nuestro rango de acción es muy limitado, solo trabajamos absentismo y conductas disruptivas». En total, han asistido a través de este programa a 390 niños procedentes de distintos colegios de la región.

Con respecto a la vivienda, el director gerente ha apuntado las dificultades de acceso de la población gitana -en La Rioja son entre 8.000 y 9.000-, así como las condiciones en las que residen, ya que el 80% de los domicilios «no cumplen los estándares de vivienda digna». Además, ha detallado que más del 60% no disponen de ningún método para calentar sus hogares. En este sentido, la trabajadora social de la entidad, Sonia Martínez, ha asegurado que desde el área de Servicios Sociales «hemos detectado un empobrecimiento total».

Todo debido, en parte, a la actual crisis energética y a los problemas con la Seguridad Social. «En nuestra población, en torno al 80% reciben ayudas de sustento básico. Si a esta situación le sumamos que la cuantía económica no es muy elevada, hace que llegar a fin de mes se complique mucho más». Sobre las subvenciones, Martínez ha denunciado que son muchas las personas que se han quedado fuera de los paquetes de ayudas porque ya perciben otras. «Muchas familias no han podido acceder a la ayuda del cheque de 200 euros porque uno de los requisitos es que no pueden adquirirla quienes reciban el Ingreso Mínimo Vital. Si ya algunas van muy justas diariamente y no pueden acceder a otros paquetes complementarios, su situación se agrava todavía más».

Desde este servicio ya han atendido a 2.600 personas de manera directa, de los que 217 eran menores; pero la estimación es que las intervenciones asciendan hasta las 3.700 a finales de 2023. «Intentamos dar respuesta a todas las necesidades que presentan, escucharles y acompañarles en todo lo que nos planteen», ha añadido Martínez.

En relación al empleo, la responsable del área de Infancia y Educación ha detallado que la tasa de paro en la comunidad gitana alcanza el 52%, lo que supone «más del triple» que la de la población general. También ha resaltado la brecha de género existente, «porque el paro de las mujeres gitanas es del 60% y la distancia que tienen con los hombres gitanos es mayor que la que hay entre los hombres y mujeres de la población en general». No solo eso: la tasa de actividad «es más alarmante, porque las mujeres gitanas tienen más dedicación al trabajo doméstico y a las responsabilidades familiares».

Por todo ello, el director gerente de la asociación ha denunciado la falta en el reparto de los fondos europeos o el «escaso presupuesto» que el Ejecutivo regional destina a la entidad. De hecho, ha apuntado que de los 1,8 millones de euros que contemplan los Presupuestos de la Comunidad Autónoma, 217 fueron al área de Servicios Sociales. De esta cifra, 66 millones se han dedicado a ayudas a colectivos y personal y, del total, la asociación gitana ha recibido 20.000 euros, una cifra con la que, como ha lamentado Jiménez, «no llega ni para cumplir con el sueldo total de las trabajadoras sociales».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios