Justo Rodríguez

Escapar entre letras

Quienes que se acercan a la Feria del Libro de Logroño destacan que la pandemia les ha llevado a buscar lecturas alegres

INÉS MARTÍNEZ PÉREZ Logroño

«Lo esencial es invisible a los ojos». Esta frase de 'El Principito' (Antoine de Saint-Exupéry, 1943), que esconde una reflexión sobre el verdadero valor de las cosas, sobre su esencia y sobre la necesidad de ver más allá de lo que se observa a simple vista, es una guía perfecta para quienes se acercan a la 40 edición de la 'Feria del Libro Antiguo y de Ocasión' de Logroño, bajo el título 'Otoño de Libros (y vinos)'. La cita es una ocasión imprescindible para poder encontrar esas líneas que ayuden a viajar a otros lugares, otras vidas u otras épocas en las que evadirse, al menos por unas horas, del extraño año y medio que nos ha tocado vivir con la pandemia del coronavirus y que obligó a cancelar la feria en el 2020, por lo que muchos de los libreros que en esta ocasión sí han podido participar reconocen estar ilusionados con la oportunidad de volver a poder recomendar lecturas e interactuar con los lectores.

«Se venden mucho los clásicos, pero siempre hay mucha variedad»

Juan Carlos Cachón | Madrid Books

«La deria es inagotable, cada uno viene con una idea diferente de lo que busca»

Ángeles Sancha |Ángeles Sancha Libros

«Antes la gente buscaba 'El principito', ahora quieren 1984»

Alejandro Gomiz | Buendía Libros

«A vees la gente no es consciente de la cantidad de autores que hay en La Rioja»

René Simón | Stand riojano

Unos lectores que ya durante las primeras horas de la feria se acercaban curiosos a algunos de los puestos. Algunos, con los objetivos claros como Lucía, que buscaba «una edición especial de algún libro clásico». Otros, con la intención de dejarse llevar por el característico olor de los libros, «hasta que alguno me llame la atención», decía Rosa, «pero que cuente algo bonito, agradable», aclaraba. Una idea que defendía también Luís, que aseguraba que durante la pandemia solo le apetecía leer «historias con final feliz, nada de desgracias ni situaciones complicadas, que bastante teníamos con lo nuestro». Pero un clásico siempre es un clásico, y los libreros reconocen que hay obras que siempre triunfan, como 'El Quijote', 'Orgullo y prejuicio' o 'Cien años de soledad', pero que en este tipo de ferias a veces se busca una edición especial.

La feria

  • Horario Hasta el 1 de noviembre. De lunes a viernes de 10,30 horas a 14 h. y 17,30 horas a 21,00 horas. Sábados, domingos y festivos, de 11 a 14,30 horas y 17,30 a 21,30 horas

  • Sábado 16 12:00 horas. Presentación de «Azucre» de Bibiana Candia. De 18.00 horas a 20.00 horas: Taller Hojas de Otoño, recorrido literario por páginas bellas con Equipo Zarándula. Público Infantil

  • Domingo 17 12.00 horas: ¡Viva el pueblo de Logroño! La historia de la Batalla de San Bernabé! con Zarándulao

Toque riojano

Este año, además, la feria no son solo las casetas de los 16 libreros expositores. Habrá, como explicaba la concejala de Cultura, Carmen Urquía, la posibilidad de asistir a presentaciones de libros con los propios escritores, además de talleres para todos los públicos. Por otro lado, este evento convive con el punto de lectura de la Rosaleda, lo que convierte la céntrica plaza logroñesa en un «contenedor cultural muy importante para la ciudad y para el fomento de la lectura». Y no solo eso, sino que como novedad, en esta ocasión junto a las librerías participantes habrá un stand dedicado a libros escritos por riojanos, editados en La Rioja o que hablen de La Rioja. «Aspiramos a que el puesto vaya aumentando con el tiempo hasta tener una feria del libro riojano, porque parece que no pero una comunidad como La Rioja tiene siete editoriales que editan a nivel nacional, más de 60 autores... algo que se puede ver gracias a los códigos QR que hay en la feria, además de las actividades que hay durante estos quince días», explicaba el presidente de la Asociación de Librerías, Antonio Domínguez durante la inauguración del evento.

De esta forma, la cita de este año pretende poner en valor la literatura que se crea en La Rioja, ya que como explicaba ReneSimón, del stand dedicado a los libros riojanos, «a veces tendemos a leer a autores de fuera porque no se conoce lo que hay aquí. Por eso esta es una buena oportunidad de acercarnos al público riojanos». «Además, -reconoce-, la oferta se ha ampliado mucho en cuanto a los temas. Antes se hablaba mucho del camino de Santiago y ahora es una variedad muy amplia de poetas, novelas, infantil novela gráfica e incluso libros de texto. Hay cosas realmente interesantes y el público responde».