El 22 de abril se contabilizaron hasta once ambulancias en la puerta de Urgencias, / L. R.

Colapso en Urgencias: «Hasta seis horas esperando en una ambulancia y en el hall»

La falta de camas libres en boxes obliga a los pacientes con dolencias urgentes a esperar en camilla hasta que se produce un hueco

ÁFRICA AZCONA Logroño

La falta de camas libres ha llevado a una situación de colapso en Urgencias del Hospital San Pedro, donde desde hace meses se están viendo imágenes inusuales de pacientes concentrados en el vestíbulo de la entrada de ambulancias y otros que aguardan la larga espera en el interior de estos vehículos, donde, según la gravedad, a veces tienen que ser atendidos por las enfermeras en la propia camilla. Esta es la situación que se vive desde hace meses, pero que se ha ido agravando por la ola del calor y el aumento de casos de COVID. Así lo corroboran los conductores del servicio de ambulancias, que no pueden «abandonar» al paciente hasta que se le asigna una cama en boxes. Esta situación está provocando la acumulación de ambulancias en la puerta del recinto hospitalario y esperas maratonianas de dos, tres, cuatro y hasta seis horas, aunque a veces han sido más, como aseguran algunos de los afectados. Hasta once vehículos (imagen de arriba del pasado 22 de abril) han llegado a formar lo que ya llaman la «doble fila de ambulancias».

Algunos de estos profesionales denuncian la gravedad de las patologías de algunos de estos pacientes, que quedan 'varados' «horas y horas hasta que son recepcionados», algunos incluso en «situación terminal» o con dolencias severas. La central sindical CSIF-Rioja denunciaba ayer esta situación, especialmente preocupante en el caso de los pacientes que aguardan la espera dentro de las ambulancias, «algunas con el aire acondicionado estropeado».

Denuncian, además, que esta situación trae consigo que «muchas zonas básicas de salud se encuentren sin sus vehículos de emergencia de referencia durante horas» y, por lo tanto, no se pueda hacer frente «con la celeridad necesaria» a muchas emergencias y se sobrecargue a ambulancias de zonas colindantes. «Muchas veces hay zonas que se quedan descubiertas porque están todos los conductores en la puerta de Urgencias, algún día pasará algo y no va a haber quien vaya a atender la emergencia», alertan desde este sindicato. «Lo que es una realidad es que no se llega a todo», inciden.

Esta situación también afecta a los trabajadores de la empresa de transporte sanitario 'La Rioja Cuida', ya que, como afirman, si las esperas coinciden con cambios de turno se ven obligados a ampliar su jornada y a modificar horarios para respetar las horas de descanso que indica el convenio colectivo.

A todo ello suman los problemas de conciliación familiar y «un precario servicio a la ciudadanía», ya que el tiempo entre la hora estipulada de entrada y la real, «la ambulancia no está en activo, lo que significa que hay gente que queda desasistida». «Si un trabajador en lugar de terminar el servicio a las 21 horas (hay servicios de doce horas), termina dos horas más tarde, al día siguiente esa ambulancia no empieza en su horario a las 9 horas de la mañana, empieza a las 11 horas. Esto significa que durante esas dos horas no hay servicio, y esto ocurre porque no se cubren esos puestos», se queja un delegado sindical de la CSIF.